No me van a doblegar; huelen la derrota y están preocupados: Barrales

CDMX a 11 de Abril de 2018.- Dice Barrales que ella es la buena. Que no se doblará y que le ganará la Jefatura de Gobierno a Claudia Sheinbaum.

Ayer la candidata del Frente andaba muy echada pa’delante durante su gira proselitista, pero más, cuando la acompañó el aspirante presidencial, Ricardo Anaya.

En la plaza Tlaxcoaque auguró un triunfo, “como lo hemos hecho en 20 años”, y asegura que los señalamientos de Morena respecto a un posible fraude sólo significan que están preocupados.

“No se equivoquen, no ofendan la inteligencia de los capitalinos, en esta ciudad la gente vota con conocimiento de causa”.

Y agrego, luego de escuchar aplausos y gritos de apoyo: “qué bueno que sepan que van a perder y que quieran justificarlo diciendo que habrá fraude”.

Insistió en que las candidaturas del Frente a nivel nacional y local van a la alza.

“No nos van a doblar, vamos a llegar al triunfo”, advirtió.

Barrales reiteró su compromiso de hacer justicia a las víctimas que perdieron a sus familiares y su patrimonio en los sismos del pasado 19 de septiembre.

“He dado la cara y me he puesto al frente”, destacó al tiempo de llamar a contrastar las trayectorias de las dos candidatas punteras en este proceso electoral.

RECORRIDO. A las 11 de la mañana de ayer, sobre la calle Felipe Berriozabal, simpatizantes del PRD se congregaron para acompañar en su recorrido a Alejandra Barrales.

Todos los asistentes usaban las playeras blancas con el apellido de la perredista y gorras blancas con una “B” con los colores de los tres partidos integrantes de la Coalición.

Una vez que empezaron a caminar, en los primeros predios se podía ver una lona colgada que apoyaba la candidatura de Barrales.

Posteriormente, la candidata decidió ingresar a una de las “vecindades” que en la puerta tenía pegado un cartel que decía: “Te invitamos al recorrido por la colonia de nuestra candidata de la Coalición Por México al Frente, Alejandra Barrales. Conoce sus propuestas, participa. Martes 10 abril 11:00 am”.

Al interior, una familia ya la esperaba para platicarle sus necesidades y la perredista les pedía que le dieran sus datos a Nadia, la encargada de anotar a quienes necesitaban la ayuda de Barrales de una forma particular.

Entre las promesas que hizo a una de las familias del predio fue encontrar la forma de apoyarlos para que el agua les llegue limpia.

Luego de eso, Barrales, continuó su camino y mientras se acercaba a la puerta negra, los militantes que la esperaban afuera la animaban con porras.

Aunque todos querían ir junto a ella, un equipo de “seguridad”, integrado por militantes del partido, la protegía y únicamente dejaban que se acercaran a ella colonos que quisieran exponerle sus necesidades.

Hasta ese momento, las personas interceptadas por el equipo de Barrales le habían recibido gustosas las playeras, gorras y bolsas de mandado que ofrecían, pero al llegar a un local de telas uno de los empleados se negó a recibir lo que le ofrecían. En ese mismo lugar, una pequeña de cuatro años saludó efusivamente a Barrales.

Sin saber de dónde, en algún momento un luchador se unió al grupo vecinal que proporcionaba seguridad a Barrales y se identificaba como “Tsunami primero”.

Los vecinos que apoyaban a la seguridad de la candidata constantemente pedían a gritos “que le dieran su espacio”.

Ya en el segundo encuentro en la plaza Tlaxcoaque, a diferencia de otros eventos, las banderas del PAN predominaron, pero sólo porque el abanderado principal de la coalición asistió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *