Proximo estreno de Casa Calabaza, una obra ganadora.

Del 25 de noviembre al 16 de diciembre de 2018.

Dramaturgia: Maye Moreno y Luis Eduardo Yee.
Director: Isael Almanza
Elenco: Erandeni Durán, Patricia Hernández, Mireya González, Gloria Castro y Alfredo Monsivais

Casa Calabaza, es una obra escrita por María Elena Moreno Márquez, presa en el penal de Santa Marta Acatitla por homicidio en relación de parentesco. Es una obra autobiográfica en la que la autora narra su vida desde la niñez y hasta el momento en el que es llevada por las autoridades para cumplir una sentencia de 28 años.

Horarios Casa Calabaza: : Domingo 18:00 horas.
Duración aproximada: 60 minutos.
Clasificación: Mayores de 15 años.
Boletos:  Entrada general $200.

*OBRA GANADORA DEL CONCURSO NACIONAL DE TEATRO PENITENCIARIO 2014.

Por Roberto Sosa/ Es el nombre que le da la autora a su historia: “ahí están mis fantasías; mi infancia libre y grandiosa… y a la vez, soledad y abandono”. En esta historia dialogan la ficción y la realidad; convergen el dolor y la pesadumbre. Entre los muros se teje un relato que perturba, duele y lastima. Es la casa donde vivió Maye con sus padres. El comedor era un templo con un enorme espejo; los libros empolvados de su padre tenían un lugar preponderante.

La familia de Maye no es como las otras, en su casa habitaba el sufrimiento. Como en cascada los recuerdos fluyen y toman forma sobre el escenario. Está su padre invariablemente viéndose al espejo: “es importante revisarse antes de salir…”, le decía a su esposa. Su madre siempre estuvo enferma, fue “una infección que le provocó la casa, no tenía olor, era blanca, frágil…”.

En sus sueños su padre la lleva a la playa. “La playa tiene el horizonte más bello…” Su fantasía contrastaba con su realidad, entre las paredes de su casa se ocultaba el dolor. Desayunar o comer era un ritual perverso: “¡¡come con una chingada…!!”, le gritaba su madre. El mundo de Maye era triste, “en casa siempre hay motivos para llorar…”. Maye sentía que su madre se avergonzaba de ella, además se arrepentía y maldecía haberse casado con su padre.

Casa Calabaza es la historia de Maye Moreno, es el recuento de su vida, una vida que se rompe con una tragedia. Desde su encierro escribe el texto para hablarle a la sociedad, para decir su verdad, para liberarse: “escribir para mí es una catarsis…”. El teatro le da voz a una mujer rota, una dramaturga que comparte con el público su experiencia desde la prisión, purgando una condena… limpiando su alma.

Hoy el teatro dimensiona lo sucedido con Maye; hoy el teatro le habla al espectador a través de una historia verídica; hoy el teatro es más que un escenario para representar una ficción, aquí la ficción deja de ser y se desborda del escenario la brutal realidad. El relato impacta, sacude, conmueve. Detrás de esta oscura historia, está una mujer sensible a las letras, con la escritura; en este sentido el texto es patéticamente poético.

La obra le tomó al equipo creativo más de dos años en su elaboración, el resultado es –me faltan adjetivos para calificarla- espléndido. Casa Calabaza -con su autora Maye Moreno-, ganó el Certamen Nacional de Teatro Penitenciario 2014. Es la primera vez que una obra de teatro penitenciario es llevada a un escenario profesional independiente (datos del boletín de prensa).

La dirección de escena es de Isael Almanza, acentúa la tensión dramática; desdobla la personalidad de la protagonista en tres actrices; a los personajes los lleva entre lo poético y lo dramático. La escenografía crea los espacios por donde transitan los intérpretes: un comedor (con fotografías en diferentes formatos y tamaños con el rostro de Maye; es la mirada de la autora, la mujer que ve su historia), un espejo enorme (la metáfora es en proporción con la realidad) y al fondo un espacio que contiene muchos libros, mamotretos apiñados unos encima de otros. El personaje de Maye tiene tres voces… tres rostros distintos.

La función a los medios fue especial, se contó –le otorgaron un permiso especial- con la presencia de Maye. El teatro fue un sitio lleno de policías armados, seguridad en todas partes. Y entre los asistentes allí estaba ella, la dramaturga que cuenta su historia, la interna. De rostro estoico y mirada penetrante, platicó con el público sólo unos minutos al finalizar la obra. Salió y regresó a su sitio, al penal: “la vida sigue, cualquiera que ésta sea…”, nos dijo momentos antes de abandonar el recinto.

Las actuaciones son de Erandeni Duran, Fátima Paola Arias, Mireya González, Gloria Castro y Alfredo Monsivais. Dramaturgista Luis Eduardo Yee. Espacio, vestuario e iluminación es de Natalia Sedano. Producción general Denise Anzures.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *