PROFEPA inspeccionó el delfinario en la isla de Cozumel, en Quintana Roo, en el que constató que las condiciones de trato digno.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) inspeccionó el delfinario Dolphinaris Cozumel, localizado en la isla de Cozumel, en Quintana Roo, en el que constató que las condiciones de trato digno, de 24 ejemplares de vida silvestre marina, así como su procedencia legal, están apegados a la legislación ambiental vigente.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) inspeccionó el delfinario Dolphinaris Cozumel, localizado en la isla de Cozumel, en Quintana Roo, en el que constató que las condiciones de trato digno, de 24 ejemplares de vida silvestre marina, así como su procedencia legal, están apegados a la legislación ambiental vigente.

         También, el Predio o Instalación de Manejo de Vida Silvestre (PIMVS), cumple con lo establecido en la norma oficial mexicana NOM-135-SEMARNAT-2004, para la regulación de la captura para investigación, transporte, exhibición, manejo y manutención de mamíferos marinos en cautiverio.

         Personal de esta Procuraduría atendió una denuncia por presuntas irregularidades en el trato digno de crías de delfín nariz de botella (Tursiops truncatus), las cuales, se señaló, se encontraban en unas tinas, por lo que se verificó el lugar.

         Los inspectores se constituyeron el delfinario Dolphinaris Cozumel, localizado en la Isla de Cozumel, donde encontraron que las crías se encuentran en una alberca distinta, apartados por un período, para iniciar su proceso de entrenamiento.

En la visita de inspección se encontraron al interior del PIMVS, 24 ejemplares de delfín nariz de botella (Tursiops truncatus), de edades que van de los tres meses a 32 años, entre adultos (tres machos y ocho hembras), juveniles (cinco machos y cuatro hembras), así como crías (tres machos y una hembra), de un total de 28 ejemplares autorizados para el delfinario denominado Dolphinaris Cozumel.

         Durante la visita de inspección se observó que los ejemplares se encuentran en aparente buen estado de salud y en buen estado físico; se les proporciona una dieta alimenticia consistente en macarela, arenque, capelín y calamar, en cantidad aproximada de 15.5 libra por delfín, dividida en 3 o 4 sesiones al día.

         El visitado acreditó la legal procedencia de los 24 ejemplares de mamíferos marinos, albergados actualmente en el PIMVS y registrados ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

         También, se presentó al personal actuante el plan manejo para la especie aprobado por la autoridad normativa competente.

         El delfín nariz de botella (Tursiops truncatus) es una especie listada en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010 en categoría de  Sujeta a Protección Especial  (Pr).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *